Blanqueamiento bucal: Mitos y verdades

El blanqueamiento dental es uno de los tratamientos más demandados hoy día, así como la ortodoncia invisible. Si piensas en recurrir a esta técnica, mas tienes dudas, deja de preocuparte. En este blog post, descubrirás qué hay de veras en todo cuanto se afirma.

El café, el vino, el tabaco son ciertas substancias que manchan los dientes. Además de esto, la nutrición asimismo juega un papel esencial en la salud y la estética bucal. Y es que existen algunos comestibles que debes eludir por el hecho de que los dañan y otros que, por contra, lo blanquean.

Y hablando de blanquear, el blanqueamiento bucal es uno de los tratamientos más demandados en las consultas de los dentistas. Lucir una sonrisa blanca y brillante se ha transformado en una de nuestras prioridades y, por esta razón, es una tendencia poco a poco más en apogeo.

Y como tendencia, tiene sus seguidores y asimismo sus opositores. Y es que muchos son los mitos que rodean a esta tratamiento. ¿Deseas saber cuáles son falsos o bien verdaderos? En este blog post, Andrés Sánchez Monescillo, especialista en estética bucal y director  médico de la clínica Turrión Monescillo, nos cuenta las ocho verdades del blanqueamiento bucal.

Blanqueamiento dental: Mitos y verdades

1. El blanqueamiento daña el esmalte. 

Falso. Uno de los temores más extendidos entre los pacientes de este género de tratamiento es el temor al  después, a de qué manera va a ser o bien va a quedar el esmalte de la pieza bucal. El blanqueamiento no es un tratamiento abrasivo ya que los productos usados no llevan ácidos con lo que el esmalte no padece. 

2. El blanqueamiento aumenta la sensibilidad.  

Verdadero. Los componentes del producto usado generan una sensibilidad pasajera en tanto que el producto  penetra en los conductos dentinarios para blanquear. A los poquitos días de haberse efectuado el tratamiento  la sensación de sensibilidad desaparece por completo. 

3. Hace que con el tiempo amarillezcan más los dientes.  

Falso. El esmalte no padece daños con el tratamiento, lo único que hace que se amarillezcan los dientes son  los malos hábitos vitales y mala higiene. 

4. No está recomendado para personas menores de veinte años. Falso.

Los blanqueamientos se pueden efectuar desde los dieciocho años mas siempre y en toda circunstancia deben ser diagnosticados por un dentista, no se debe olvidar que son tratamientos médicos. 

5. Es incompatible con un tratamiento de ortodoncia como el Invisalign. Falso.

La ortodoncia invisible se ha transformado en uno de los tratamientos más demandados hoy día. Si bien se prosigan utilizando, la verdad es que los brackets han cedido el testigo a esta forma alinear los dientes considerablemente más práctica y prudente.

A menudo, a los pacientes les brota la duda de si pueden conjuntar un tratamiento de ortodoncia como Invisalign y otros tratamientos de ortodoncia con el blanqueamiento bucal y la verdad es que es plenamente compatible.

El blanqueamiento bucal es la perfecta combinación para finalizar un tratamiento de ortodoncia,  mas siempre y en toda circunstancia se aconseja efectuar el blanqueamiento una vez finalizada la ortodoncia en tanto que las zonas donde están los ataches no se blanquearían. 

6. Solo se puede efectuar en clínica. Falso.

Existen otras técnicas para efectuar este género de tratamiento de estética, como son los blanqueamientos de ambulatorio, mas es menos efectivo que si efectuamos el combinado.

También puedes localizar en venta ciertos kits para blanquear los dientes que si bien no suprimen por completo las máculas, puede quitar las más pequeñas y aclarar la superficie del diente.  

7. A lo largo de su duración hay que continuar un género de dieta concreta.  Verdadero.

Durante días anteriores y los días que dura el blanqueamiento en casa hay que continuar dieta  blanca, esto desea decir consumir comestibles sin colorantes como el té, el café, chocolate negro, sopas  como el gazpacho o bien salmorejo, etc.

8. Es carísimo. Falso.

Aunque te pueda parecer costoso, la verdad es que, a la largo, no lo es en lo más mínimo, especialmente cuando lo ves como una inversión más que como un gasto.

El blanqueamiento es un tratamiento que dura años con unos resultados son muy perceptibles, la mejora estética del paciente es tan perceptible que su costo no es equiparable a sus resultados. 

Además, como explica Andrés Sánchez, en la Clínica Turrión Monescilo, por poner un ejemplo, efectúan un tratamiento de blanqueamiento combinado. En una primera consulta ofrecen un diagnóstico completo, el paciente ha de estar sano a nivel bucal y de encías, radiografía panorámica (parte complementaria del diagnóstico) y una limpieza, para dejar los dientes dispuestos para percibir el producto del blanqueamiento y lograr un resultado inmejorable.  

“El tratamiento combina una sesión en clínica y quince días de mantenimiento domiciliario en los que el paciente  aplica un producto en las férulas que le hemos desarrollado con un escáner digital y que debe llevar a lo largo de  15 noches”, afirma el especialista.  

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *