Cada cuanto mudar la rutina de adiestramiento para prosperar los resultados

Cada cuánto cambiar la rutina de entrenamiento

Cambiar la rutina de adiestramiento cada cierto tiempo es esencial para optimar al límite los resultados. El cuerpo se amolda y se habitúa a las rutinas, asimismo en el ejercicio. Por esta razón, es esencial cambiar los ejercicios de manera regular para prosperar los resultados. Esto no quiere decir que van a dejar de ser funcionales, solo que va a llegar un instante en el que te va a costar más conseguir resultados.

Por el contrario, mudar el género de ejercicios de manera regular ayuda al cuerpo a sostenerse en incesante cambio. No tiene tiempo de amoldarse y los resultados son más simples de lograr y visibilizar. Esto es, si haces ejercicio de manera regular, deberás mudar tu rutina de cuando en cuando. Si bien no es igual en todos y cada uno de los casos ni para todas y cada una de las personas.

Cuándo mudar la rutina de entrenamiento

Bandas elásticas entrenamiento

Cuando empiezas a hacer ejercicio, prácticamente en cada una de las sesiones cambias la intensidad, la fuerza o bien el género de ejercicio. Lo que quiere decir que no es preciso hacer cambios en la rutina, por el hecho de que tu cuerpo aún va a tardar un tiempo en amoldarse a esos ejercicios. Como en el momento en que te vas haciendo más fuerte y en tus entrenamientos precisas menos tiempo de reposo, puedes hacer más reiteraciones o bien puedes desplazar más peso.

Esto quiere decir que tu cuerpo se amolda bien y que de momento puedes gozar de ese periodo de estabilidad. No obstante, conforme vas cogiendo práctica y tu técnica mejora, tu resistencia y tu capacidad para efectuar los ejercicios, es preciso mudar a fin de que el cuerpo reciba nuevos estímulos. Lo que no significa hacer cambios sin ningún sentido, por el hecho de que una cosa es alentar el músculo y otra volverlo loco.

Ahora bien, si piensas que ha llegado el instante de hacer cambios mas no lo tienes completamente claro. Te damos ciertas claves con las que vas a poder salir de dudas. Las rutinas de adiestramiento pasan por múltiples fases y es en la última de ellas cuando llega el instante del cambio, estas son las fases por las que deberás pasar previamente.

  1. La introducción a la rutina: Las 2 primeras semanas son de adaptación, donde aprendes a ejecutar los ejercicios y tu cuerpo se marcha haciendo a el ejercicio físico.
  2. Se establece la base: En la tercera y cuarta semana ya has aprendido a hacer los ejercicios y vas agregando peso, si bien poco a poco más vas apreciando que puedes acrecentar la fuerza y la intensidad.
  3. El instante de la sobrecarga: Desde el segundo mes de rutina de adiestramiento es cuando de veras se aumentan la intensidad, la caga de peso y la cantidad de reiteraciones.
  4. El principio del fin: Entre las semanas siete y ocho de una rutina de adiestramiento se establece un estancamiento. Apenas vas a ser capaz de acrecentar peso o bien hacer series diferentes.
  5. Control absoluto de la rutina: En el inicio del tercer mes tu cuerpo está completamente amoldado a la rutina de ejercicios y notas de qué manera controlas mejor la respiración, de qué manera contraes con mayor sencillez los músculos y tu tiempo de restauración entre ejercicios es muy reducido.

Cuando llega esta última fase, es el instante de mudar la rutina de adiestramiento. Esto quiere decir que has exprimido al límite el plan de ejercicios, que tu cuerpo ya no puede sacar más jugo de él.

¿Una regla para todos?

Cardio

La realidad es que no hay una regla para todo el mundo por el hecho de que depende de muchas variables individuales. Por esta razón, siempre y en toda circunstancia es interesante contar con los servicios de un especialista que pueda orientarte sobre los ejercicios, rutinas y cambios. Sin embargo, no tener un adiestrador no ha de ser una disculpa para no hacer ejercicio o bien no hacerlo de la forma adecuada.

Siguiendo la regla precedente, puedes ver que cada ocho semanas más o menos debes mudar tu rutina de adiestramiento. Si bien lo mejor es valorarlo desde el punto de vista físico, teniendo en cuenta las fases por las que se pasan a lo largo de una rutina de adiestramiento. Cuando ya pases la fase final, cuando ya tengas dominado el entrenamiento. Es cuando debes mudar tu rutina para sacar el máximo de tu esmero.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *