Colegiata de San Isidro

Interior de la Colegiata de San Isidro

Cuando paseamos por la renta, tenemos siempre numerosos rincones que descubrir. Por eso, falta como acercarte hasta otro de los más emblemáticos, que no puedes perderte. Se comercio de la Colegiata de San Isidro o además conocida como Colegiata de San Isidro el Actual. Hay que comenzar diciendo que se proclamó como catedral provisional hasta los primaveras 90.

Como proporcionadamente sabrás, lo que sí sigue estando presentes es que San Isidro es el patrón de Madrid y de ahí que en este ocasión estén los restos mortales tanto de él como de su mujer Santa María de la Cabecera. Claro que adicionalmente de ello, se comercio de un edificio que se levantó en el siglo XVII y que tiene mucho qué descubrir. ¿Lo has visitado ya?

Dónde se encuentra la Colegiata de San Isidro

En ocasiones tenemos templos o edificios tan conocidos, o cerca, que no siempre nos decantamos por visitarlos. Pero luego están otros que tienen una larga historia tras de sí y entonces ya sabemos que se hacen imprescindibles. Poco así es lo que sucede con la Colegiata de San Isidro, un ocasión de culto que se construyó en el siglo XVII y que hoy en día la podrás encontrar en la Calle de Toledo. Sí, se comercio de una calle que comienza en la conocida Plaza Longevo y que llega hasta la puerta de Toledo. Por donde antiguamente pasaban todo tipo de mercancías. Pues lícitamente en el número 37 encontrarás la Colegiata.

Fachada de la Colegiata

La divisa de San Isidro

Tras todo este templo dedicado a San Isidro, tenía que poseer una historia pero además una divisa. Así que comenzamos por esta última. Se dice que Isidro era un aldeano pero se le atribuyen varias leyendas en forma de milagros. Lo que he hecho que esto perdure en el tiempo y una de las más conocidas es que hubo un tiempo donde la sequía era habitual en Madrid. Así que, para intentar cambiar este proceso, San Isidro dio un cachas salida a un roca, con un cayado y de ella salió inmediatamente agua. El agua que sería perfecta para perdurar a excepto los cultivos, pero que además se decía que era milagrosa y que curaba a enfermos. Asimismo hay otra historia que ronda sobre su comunidad y es que su hijo cayó a un pozo. Para salvarlo, el agua subió y subió de modo que el pequeño pudo salir por sí solo.

Qué nos encontraremos en la Colegiata

Ahora que ya sabemos un poco más sobre las leyendas en torno a San Isidro, falta como descubrir un templo que fue obra del arquitecto Pedro Sánchez. Quien introdujo las novedades del Barroco. La iglesia que se levantó, se encargó de dejar antes otro templo de San Pedro y San Pablo que fue demolido. Fue María de Austria quien dejó su fortuna para que se construyera un nuevo edificio y así se hizo. En 1767 se expulsaron a los jesuitas y pasó a ser Colegiata.

Colegiata de San Isidro

Claro que cuando comenzó a la Refriega Civil, este ocasión fue víctima de un incendio que se llevó por delante varias obras de arte. Pero no solo eso sino que además la cúpula se hundió, siendo la primera hecha con estructura de madera a colchoneta de camones. Por lo que tiempo posteriormente, el templo tuvo que ser restaurado. Un proceso que fue más flemático de lo esperado, pero sirvió para elevar un nuevo tramo en las torres. Ya hemos mencionado que se le dio el nombre de Catedral hasta que se le pasó el privilegio a la Catedral de la Almudena. Aunque se perdieron numerosas obras valiosas en el incendio que mencionamos, todavía alberga muchas otras que son de lo más especiales. De ahí que podemos afirmar que es otro de los lugares que proporcionadamente se merecen tu recepción.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *