CUALES SON LOS TONOS DE TINTES MÁS FÁCILES DE MANTENER

¿Te apetece cambiar de color de rizo pero no te atreves?? llevas razón, es cierto que hay colores difíciles de conseguir, con procesos sobrado largos o que tienes que retocar cada poco tiempo, eso se traduce en mucho tiempo en la peluquería y gastarte un buen capital…

Por eso hoy te voy a contar cuales son las coloraciones más fáciles y económicas de nutrir, las más difíciles y más caras y qué puedes hacer tú en casa.

COLORACIONES FÁCILES Y ECONÓMICAS DE MANTENER:

Los colores que más fáciles son de nutrir y por lo tanto, más económicos, son los que se aproximan al color de la colchoneta: para un rizo castaño, los más fáciles serán la viso de los castaños y los marrones, para un rubio, los tonos rubios… en fin, sin salirte de la viso del tono de la colchoneta.

Las mechas balayage incluso son una técnica factible de nutrir ya que la raíz queda de su color y va aclarando con un huella sutil a más rubio en medios y puntas. En éste caso se recomienda invitado a la peluquería cada 6 meses para repasar las mechas, pero la raíz no marcará diferencia.

COLORACIONES DIFÍCILES Y CARAS DE MANTENER:

Los tonos más difíciles son todos los cobre, en singular los rojos y incluso los ilusión porque destiñen rápidamente con los lavados y incluso pierden su brillo original siendo muy difícil de devolver si no es con invitado a la peluquería.

LO QUE PUEDES HACER EN CASA:

  • En el caso de los tintes «fáciles» que requieren poco mantenimiento, bastará con ir aplicándote baños de color periódicamente en casa, son coloraciones temporales que se van quitando con los lavados.
  • Utiliza champú específico para cabellos teñidos con PH adecuado que conseguirá que la coloración y el brille dure más tiempo.
  • Evita los productos que contengan sulfatos, porque harán que el color se remolque ayer.
  • Amplía la frecuencia de lavados al mayor tiempo posible.
  • Utiliza protección solar capilar que proteja de los rayos UV.
  • En los tintes rubios o mechas, aplica una vez por semana mascarillas matificantes y champús violetas o azules (según el caso) para que no aparezcan los indeseados tonos amarillos y naranjas y prolongar la duración del brillo.

SI TIENES CANAS:

El caso de tener el pelo completamente cano entra indudablemente en los casos de mucho retoque (a no ser que te hayas pasado a rubio muy claro o platino, ya que con cualquier otro tinte destacará mucho cuando la raíz vaya creciendo. En estos casos se recomienda repaso de raíces y color en la peluquería como mayor cada 3 meses.

Imagen: Druni

Consejos: Rosa Roselló, directora de formación de Druni y los estilistas de Druni

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *