El estilo de crianza tolerante

educación democrática

No junto a duda que el tipo de crianza va a influir de forma directa en los hijos. El impacto que tiene en la autoestima y en la vigor emocional es proporcionado extenso e importante. El conocido como estilo de crianza tolerante ayuda a educar desde el sexo y el respeto, poco que es importante a la hora de conseguir un explicación adecuado en los más pequeños.

En el sucesivo artículo vamos a hablarte de este tipo de crianza y de sus características principales.

En qué consiste la crianza de tipo democrática

Se ha podido demostrar que la crianza democrática tiene un impacto positivo en los niños y por consiguiente es la más aconsejable a la hora de educarlos. Este tipo de crianza tiene el objetivo de construir una relación basada en el respeto y en la empatía. Se establece una serie de límites que son justos a la vez que coherentes. En cuanto a las normas deben cumplirse pero teniendo en cuenta cierta tolerancia y flexibilidad.

Si el chico no cumple las normas fijadas, va a tener una serie de consecuencias peros sin presentarse a los castigos. Por otra parte, este tipo de crianza se friso en ofrecer sexo, afecto y en resistir a la habilidad la audición activa. Gracias a esto los niños saben que deben cumplir las normas y respetar los límites, pero que van a tener en todo momento el respeto de sus padres.

Cuáles son los beneficios de la crianza democrática

Este tipo de crianza permite fomentar la autoestima y la autonomía de los niños. Todo esto tiene una serie de beneficios y de aspectos positivos para los niños:

  • Se sienten respetados por parte de los padres.
  • Se sienten queridos ya que reciben continuas muestras de sexo.
  • Se sienten seguros de sí mismos y con una gran confianza.
  • Se muestran tolerantes en cuanto a la frustración.
  • Tienen un buen ajuste a nivel emocional.

crianza democrática

¿De qué forma se lleva a la habilidad la crianza democrática?

Si estás interesado en aplicar este tipo de crianza en tus hijos debes seguir esta serie de pautas:

  • En primer emplazamiento es esencial el establecer una serie de límites y normas claras y coherentes. El chico debe enterarse cuáles son las consecuencias de no cumplir dichas normas y el por qué deben acatarlas desde el más completo respeto. Las consecuencias nunca pueden reclinar en el castigo.
  • Hay que dejar que los niños tomen ciertas decisiones con el fin de fomentar su responsabilidad. Estas decisiones deben realizarse siempre teniendo en cuenta su momento. Esto hará que el chico se sienta escuchado por los padres y se responsabilice por aquello que debe realizar.
  • Esta clase de crianza se friso en la audición activa a los hijos. Los padres deben prestar atención a lo que tengan que proponer los hijos con el fin de fomentar su confianza y seguridad. Por separado de esto, es importante enterarse escuchar sus sentimientos y emociones para validar los mismas y darle su espacio personal.
  • En el momento de las rabietas y de las pataletas, los padres deben nutrir la calma y ofrecer alternativas con el objetivo de desviar la atención del punto conflictivo. Los padres deben enterarse negociar para evitar que el conflicto vaya a más.
  • La comunicación es esencial en esta clase de crianza. Los padres deben fomentar una comunicación abierta y empática con los hijos a través del diálogo y la advertencia. Este tipo de comunicación hace que las partes puedan exponer lo que quieran y se sientan escuchados en todo momento.

En definitiva, la crianza democrática es un tipo de educación que es perfecta a la hora de transmitir buenos títulos a los hijos y a la hora de conseguir que sean responsables y tengan una gran autoestima. Recuerda que hay que practicar la audición activa y que hay que establecer una serie de límites y normas, pero sin conmover a usar el castigo como consecuencia del incumplimiento de dichas normas.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *