Estos son los pasos a seguir para averiguar y nominar el cirujano plástico ideal

Si estás pensando en acaecer por quirófano para arreglar esa parte de tu cuerpo que no te gusta, lo primero es nominar un buen cirujano plástico. ¿Sabes cómo averiguar el entendido ideal?

Acontecer por un quirófano no es una fruslería. Por eso, lo más importante es conocer averiguar cuál es el cirujano que mejor hace esa operación que tú quieres hacerte. Y para ello existe una particularidad en la carrera de medicina que es Cirugía Estética, Plástica y Reparadora, un software de 5 primaveras que se cursa luego de la carrera y tras poseer apto el examen de MIR (Médico Interno Residente).

Esta particularidad es la que faculta al médico a realizar una operación de cirugía estética. Y no todos los cirujanos están formados en esta particularidad para hacer un implante de mamas, una blefaroplastia o una rinoplastia (por poner las intervenciones más demandadas). Nominar un cirujano plástico es, aunque os parezca un tontería, el primer paso para que la cirugía y los resultados sean satisfactorios.

Cirujanos

Imagen: Freepik

La formación es la secreto. Hace casi dos primaveras, una verde de 22 primaveras –Sara Gómez– falleció luego de acaecer por el quirófano para hacerse una lipoescultura. El cirujano no era entendido en Cirugía Estética, Plástica y Reparadora; era un cirujano vascular. ¿Cómo es posible que a Sara le operara un vascular? Muy sencillo: la ley del año 1958 dice que un médico cirujano (y todos lo son por el hecho de terminar los estudios de medicina en España) puede realizar cualquier operación. Otra cosa es que sea su particularidad. Para esto están estas especialidades tras los estudios universitarios.

Manos Cirujano

Imagen: Stefamerpik. Freepik

¿En manos de quién vas a poner tu cuerpo y tu vida?

Es fundamental conocer en quién estás poniendo tu cuerpo, tu cara y tu vida. Casi todo el mundo conoce a cierto que se ha aumentado las mamas, se ha hecho una blefaroplastia, una rinoplastia o un lifting. Y sabrás qué tal les ha ido con ese médico. El boca/oreja funciona, pero incluso los propios cirujanos plásticos han creado asociaciones, como la SECPRE (Sociedad Española de Cirugía Plástica, Reparadora y Estética) o la AECEP (Asociación Española de Cirugía Estética Plástica) donde puedes averiguar y nominar un cirujano plástico con garantías.

Si vas a un cirujano y no te gusta, exploración otro; elige y compara y no te dejes padecer por cantos de sirena que te lleven en dirección a uno u otro sin que estés segura de lo que haces. Desde la primera cita que hagas que sea quien te va a proceder (o aceptablemente su equipo) quien te explore. Tu operación es un acto médico y tiene que llevarla a sitio un entendido. Los comerciales son otra cosa.

Elige un cirujano plástico que te cuide en el hospital

En un centro hospitalario es donde se llevan a sitio la intervenciones quirúrgicas. Solo alguna pequeña intervención se hace en consulta, pero cuando entra ya un anestesista y un quirófano, el cirujano opera en un hospital que tiene que estar homologado. Y es importante que en la intervención esté presente el anestesista y que el centro tiene UVI; seguramente no será necesaria, pero ninguna operación está exenta de riesgos.

Antaño de la propia intervención te tienen que hacer pruebas: examen, electrocardiograma, radiografías… Forman parte del estudio previo a la operación, muy importante para que el cirujano sepa si existe alguna contraindicación y cómo está tu estado de salubridad.

El mismo día de la operación o quizá algún día antiguamente tienes que firmar el “consentimiento informado”, un documento que pone de manifiesto tu conformidad con lo que te van a realizar.

Es muy importante que sepas cómo va a ser el postoperatorio. Pregunta al médico todo lo que necesites conocer, como por ejemplo, cuándo vas a poder hacer tu vida regular, si vas a percibir dolor qué puedes tomarte o contarle qué tratamiento tienes por si hubiera alguna contraindicación. Por si te sirve, en alguna ocasión, he agudo en una taco las preguntas que quiero hacer al médico (así no se me olvida ninguna).

No te sientas nunca cohibida. Es tu operación y estás en tu derecho de preguntar todo lo que se te ocurra. El cirujano no tiene porqué ponerte ninguna traba; es más, estará satisfecho de contestar todas tus preguntas. Y si no te convence, ve a otro y pide una segunda opinión. Es necesaria la buena sintonía entre médico/paciente.

El precio debes hablarlo siempre

Cada operación y cada cirujano pone su precio. La mayoría de las intervenciones que se realizan en España y en casi todos los países se hacen de forma privada; la seguridad social cubre nada más aquellas cirugías que afecten a la salubridad de una persona, por ejemplo, cirugías reconstructivas, de mama tras un cáncer, rinoplastia por problemas respiratorios o malformación, blefaroplastia si el párpado caído impide la visión…

No te fíes de ofertas en redes sociales ni en los anuncios de acreditar a plazos. O al menos no elijas al cirujano plástico por el precio que veas de propuesta. Tu salubridad tiene un precio. Pregunta siempre.

elegir cirujano plástico

Imagen: Nensuria. Freepik

Y por postrero…

El caso de Sara Gómez, la verde que falleció tras la intervención ha sido el detonante para que se vea la indigencia de cambiar la ley de 1958 y se luche contra el intrusismo profesional. De momento y de cara al futuro, el 15 de septiembre de 2022 el Congreso de los Diputados aprobó la Proposición no de Ley sobre cirugía estética y lucha contra el intrusismo y las pseudociencias que tiene como objetivo regular la actividad de la cirugía plástica para que se realice por los profesionales formados para ello.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *