Infecciones habituales del verano (y de qué forma cuidarse)

Algunas infecciones son habituales en verano y pueden arruinarnos las vacaciones. La mayor parte no son graves. Mas cuando aparecen, hay que atajarlas.

Cistitis, tomar comestibles contaminados, hongos en los , conjuntivitis o bien otitis son ciertas infecciones más habituales en verano y, en ocasiones, precisan ser tratadas por un profesional

Nadie desea que una enfermedad le arruine las vacaciones. Bastante tenemos con la pandemia del , el malestar del y las picaduras de insectos, para que un patógeno se haga fuerte en nuestro organismo y nos fastidie los días que tanto estábamos aguardando.

En estas datas hacemos más vida social y comemos más veces fuera de casa. Nos bañamos en piscinas y playas y padecemos los rigores del calor. Esas circunstancias pueden favorecer estos ciertos brotes infecciosos. Lo común es que remitan en unos días, mas hay que cuidarse para eludir que aparezcan.

infecciones típicas verano

Una de las infecciones más habituales del verano, en especial en las mujeres. Con la cistitis, al mear se siente dolor y escozor. Y se tiene la sensación de precisar regresar al baño si bien termines de salir. En ocasiones puede aparecer sangre en la orina y fiebre. “La humedad mantenida a lo largo de largos periodos de tiempo, así sea por llevar bañadores mojados o bien por sudor excesivo, acrecienta la posibilidad de la proliferación anormal de gérmenes y el desequilibrio de la vegetación vulvovaginal habitual”, advierte la doctora Magdalena Lechuga, ginecóloga en Vithas Granada.

Evita asimismo la ropa ajustada y tejidos de lycra que no transpiran; usa productos de higiene que respeten en pH de la zona y cuida la nutrición y la hidratación. Prosigue además de esto una conveniente higiene íntima ya antes y tras tener relaciones íntimas.

Otra de las infecciones muy habituales del verano, que se genera por el hecho de que queda agua en el oído tras bañarse en la playa o bien la piscina (de ahí que tiene por nombre otitis del bañista). Si esa agua está contaminada por bacterias, puede producir una infección del oído medio que forzará a ir al médico.

Para prevenir otitis, la Comisión de Otología de la Sociedad De España de Otorrinolaringología y Cirugía de Cabeza y Cuello ofrece ciertos consejos fáciles y prácticos. Al salir del agua, la parte externa del oído y la entrada del conducto. Si fuera preciso, se puede emplear un secador (a distancia prudente, para no quemarse). No emplees bastoncillos ni otros objetos. En los pequeños, hay que procurar reducir el tiempo de inmersión. Asimismo se recomienda el empleo de tapones o bien gorros de baño. Si ha quedado agua en el conducto, se pueden aplicar unas gotas de alcohol boricado a saturación preparado en farmacias. No se recomienda el empleo de aerosoles por el hecho de que pueden mudar el pH de la piel del conducto y reducir sus mecanismos de defensa.

  • Conjuntivitis

Es una infección de la conjuntiva, la capa que cubre la parte blanca del ojo y la zona interior de los párpados. Es muy habitual del verano por el cloro y otros químicos del agua de las piscinas. Asimismo por el hecho de que el calor seca los . Para evitarlas, usa lentes de buceo. Al salir, aclara los ojos con agua limpia. No compartas toallas y extrema la higiene de exactamente las mismas. Lávate con cierta frecuencia las manos y evita tocarte los ojos con las manos sucias. Tampoco compartas útiles de maquillaje.

Si aparece, evita aplicar gotas por tu cuenta y asiste a un oculista. El tratamiento es diferente si se trata de una conjuntivis viral o bien bacteriana. Estas últimas precisan antibióticos.

Enfermedades Del Verano

  • Salmonella

Un comestible polucionado con la bacteria salmonella puede ocasionar una infección alimenticia habitual del verano. Esto es debido al calor y a que comemos más veces fuera de casa. En la mayor parte de los casos, la salmonella causa una gastroenteritis.

Hay comestibles con mayor peligro de estar contaminados con salmonella, como son las carnes crudas y los huevos crudos (cuidado con las mahonesas). Asimismo frutas y verduras que se hayan lavado con agua contaminada. Y hay que tener mucho cuidado con la polución cruzadaEvita que la carne cruda entre en contacto con comestibles sin cocinar como vegetales. Cuidado con las tablas de recortar y las superficies de manipulación.

  • Hongos en los pies

También son usuales en verano por el hecho de que andamos descalzos sobre suelos mojados que pueden estar contaminados por hongos. Y por el hecho de que los entornos húmedos y cálidos favorecen su proliferación. Esta infección produce picor intenso, sensación de ardor y fisuras en los dedos de los pies. Precisa tratamiento farmacológico y, a veces, antibióticos.

 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *