Los cuatro comestibles más peligrosos del verano

Alimentos peligrosos en verano

Algunos comestibles se vuelven potencialmente peligrosos en verano y por pequeños y también inofensivos distraigas pueden provocar arduos problemas de salud. Las elevadas temperaturas del verano son las autoras de la proliferación de bacterias, hongos y diferentes gérmenes que contaminan los comestibles. Con la consecuencia de que al contacto con el organismo, pueden ocasionar problemas arduos como una intoxicación alimenticia.

Algo que indudablemente es sabido y que por regla se tiende a asociar al consumo de comestibles en bares, restoranes y lugares donde se sirve comida. No obstante, los estudios y la estadística señalan que la mayor parte de las intoxicaciones alimenticias en verano se generan en el campo familiar. Lo que patentiza que no se tienen los cuidados esenciales con los comestibles en casa.

La lista de comestibles potencialmente peligrosos a lo largo del verano

Que sean más peligrosos en verano no quiere decir que no lo puedan ser en invierno. O sea, muchos de los comestibles en mal estado que se consumen es a consecuencia de una mala manipulación. Las elevadas temperaturas aceleran el proceso, mas el frío del invierno no lo evita. Por consiguiente, lo más recomendable es tener siempre y en todo momento las máximas cautelas al manipular los comestibles.

En cuanto a los riesgos del verano, determinados comestibles son más peligrosos pues son más consumidos a lo largo de la época veraniega. Las carnes frescas que se toman en barbacoa y pasan demasiado tiempo al calor ya antes de cocinarse, ensaladillas con mahonesa casera mal refrigerada, son solo ciertos ejemplos habituales. Mas la lista de comestibles peligrosos a lo largo del verano es larga, estos son cuatro de los comestibles que más peligros conllevan.

Las hamburguesas

Hamburguesas a la brasa

La carne que se emplea para preparar las hamburguesas es una mezcla de múltiples especies animales, en general ignotas. Al tratarse de diferentes animales, el peligro es mayor en una hamburguesa que en una chuleta o bien una pieza de carne de un mismo animal. Por otro lado, la carne picada tiene infinidad de recovecos donde pueden abundar las bacterias y es más difícil que el calor llegue de forma uniforme a toda la pieza.

Sin olvidar que la estrella de las barbacoas veraniegas es la hamburguesa. Por consiguiente, es esencial sostener el frío hasta el instante mismo de poner la carne a cocinar. Sin romper la cadena de frío y sin tener la carne al aire libre sin protección.

Productos con base de huevo

Alimentos peligrosos en verano

El huevo es un comestible muy saludable, si bien potencialmente peligroso. La salmonela es una de las bacterias que abundan en el huevo y la enfermedad que provocan muy grave. Para evitarlo, si prepararás un comestible con huevo para tomar fuera de casa es preferible que utilices sustitutos como la huevina. No solo para preparar la mahonesa, asimismo en la tortilla de patata y otras salsas con base de huevo.

Las patatas asadas

Patatas asadas

Buenísimas, muy, muy sanas y el compañero perfecto de una barbacoa, mas potencialmente peligrosas en verano. Para asar las patatas, se emplean papel aluminio y en el interior se produce una fuente de calor que al dispersarse se convierte en humedad. Si asas patatas y no se consumen todas y cada una, guárdalas en la nevera o bien conviértelas en otro comestible, como puré.

El pollo

Carne de pollo cruda

Esta rica y sana carne es de las más frágiles y peligrosas, singularmente en verano y si no se toman las cautelas precisas. Jamás se debe lavar la carne de pollo ya antes de cocinarla, las manos y los aparejos de cocina han de estar siempre y en todo momento muy limpios al manipular la carne. Y lo más esencial, la carne de pollo ha de estar siempre y en todo momento realmente bien cocinada ya antes de su consumo.

La mejor forma de eludir una intoxicación por comestibles en verano, es extremar las cautelas. Jamás se debe olvidar que se trata de comestibles, por muy entretenida que sea la ocasión. Si estarás con otras personas y puedes distraerte de forma fácil con el alimento, escoge otros platos que se puedan preparar anticipadamente. No corras peligros y evita que un mal recuerdo alimenticio te estropee un fabuloso verano.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *