MaMagazine, maternidad feminista y algo más

MaMagazine llega a tu pantalla amiga (la de tu dispositivo electrónico de confianza) y a tu quiosco con periodicidad trimestral para revolucionar tu maternidad. O, tal vez, para ‘repensarla’ y darle el preciso toque actual

Nada es lo que era. Tampoco la maternidad. MaMagazine explora esa evolución y te plantea un cambio.

Reconozco que me ha hecho ilusión el nacimiento de MaMagazine, el magazine on line y print que la cronista Victoria Gabaldón ha iluminado en cooperación con otras mentes creativas femeninas preocupadas por la cuestión de la maternidad.

Esa cuestión.

mamagazine-2

Victoria Gabaldón

¿Qué le pasa a la maternidad de los doble cero? Que ha implosionado por pura sobrecarga de esperanzas y estereotipos. Desde el momento en que somos pequeñas tenemos una idea clarísima de de qué forma ‘debe ser’ una madre. Se nos transmite por todo tipo de vías: en casa, en las casas de las amistades, en el lenguaje que se escucha en la calle, en la literatura, en la pintura, en la poesía. Y, por fin, llega el día en que adquirimos nuestro título de madre y descubrimos que prácticamente nada es como nos lo contaron, fundamentalmente pues la sociedad asimismo ha mutado. Llega, entonces, el instante de descubrir qué género de madre somos (lo más probable es que ‘la cosa’ vaya fluyendo y muestre múltiples realidades) y de qué forma integrar nuestra visión como madres, mujeres y profesionales en el ideario colectivo.

La perspectiva feminista sirve de guía al invento de Gabaldón, evidentemente, mas no tanto desde la coda de la ‘liberación’ de la responsabilidad que se adquiere ineludiblemente con la maternidad, sino más bien del reconocimiento y apropiación del proceso, desde el parto a la crianza. Maternidad consciente, lo llaman.

MaMagazine se divide en secciones ‘de fondo’, como pueden ser los apartados de bienestar, estilo y planes, y secciones tipo ‘al turrón’ bajo nombres tan sugerentes como ‘la realidad’ y ‘maternidad y creación’, donde se va voz a experiencias de mujeres en primera persona sobre la complejidad de conciliar, de criar, de amamantar, de parir… De atravesar y subsistir a la maternidad, en definitiva. Una exquisitez de medio que viene a cubrir un vacío informativo (y de sororidad) desde la reflexión, la aceptación y la serenidad.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *