Qué productos emplear para sanar una herida

Curar una herida

Saber qué productos emplear para sanar una herida es fundamental para hacerlo bien. Pues si escoges mal el producto puedes ocasionar más daño que beneficios. En cualquier instante puede hacerte falta saber de qué forma tratar una herida leve, pues es una cosa que se da con relativa frecuencia. Singularmente si tienes pequeños en casa o no tienes demasiada habilidad para supervisar tu equilibrio.

Que eso es una cosa que nos pasa a muchas, no te sientas mal si tienes los brazos o las piernas llenas de moratones o si te puedes recortar hasta con el cuchillo de untar mantequilla. Ciertas personas son habilidosísimas y jamás tienen accidentes y otras vivimos en incesante tensión. En todo caso, al mundo entero le viene bien tener ciertos conocimientos de primeros auxilios.

Cómo sanar una herida en la casa de la manera correcta

Lo primero de todo es saber distinguir una pequeña herida de una que no lo es. A veces nos hacemos heridas de mayor gravedad mas por temor o por exceso de confianza, no asistimos a los servicios de emergencia para tratar la lesión apropiadamente. Esto puede conllevar muchas consecuencias en un largo plazo, pues una herida mal curada puede inficionarse y complicarse hasta puntos inesperados.

Una herida leve es toda aquella herida a simple vista superficial, raspones, pequeños cortes, piel levantada por roces, quemaduras o golpes que ocasionan hematoma. Si tu herida se ve muy profunda o si tienes un rasguño ocasionado por un animal o un material peligroso como el hierro, debes asistir a los servicios médicos de emergencia. Ya no solo a fin de que puedan sanarte la herida con corrección, es que quizás debas ponerte alguna vacuna como la antitetánica.

Una vez valorada la situación y tras haber comprobado que se trata de una herida leve, puedes proceder a sanar tu lesión en casa. A continuación te contamos los pasos a fin de que puedas sanar heridas comunes que acostumbran a acontecer en casa y cuáles son los productos que no deben faltar en el botiquín.

Pasos para sanar una herida leve

Si la herida sangra, la primera cosa que hay que hacer es recortar la hemorragia. Para esto lo único que debes hacer es poner una gasa limpia sobre la herida y hacer presión. Cuando la herida deje de sangrar hay que limpiarla, para esto se debe usar agua y una solución saponácea suave, si no tienes un producto concreto puedes emplear un jabón para manos o baño, jamás limpiador para la vajilla.

En el en el caso de que la herida sea algo profunda, debes emplear otro producto para limpiarla. Preferentemente va a ser suero fisiológico y la manera de adecentar la herida va a ser desde el centro cara los lados. Después, deberemos aplicar un producto aséptico para eludir que la herida se infecte. Puedes emplear una solución a base de povidona yodada, soluciones de clorhexidina o mercurocromo, aun es válido el uso de agua oxigenada y alcohol, si bien pueden resultar más molestos al aplicarlos sobre la herida abierta.

Para concluir de sanar la herida, deberemos cubrirla para eludir infecciones o que la herida pueda regresar a abrirse, lo que ocasionaría que tarde más en sanar y que pueda inficionarse en el proceso. Solo debes colocar un apósito y mudarlo con regularidad a fin de que la herida esté siempre y en todo momento seca y limpia. Con estos pasos vas a poder sanar una herida leve en casa, con los productos convenientes y de la manera adecuada para eludir dificultades.

Qué no puede faltar en un botiquín casero

Tener un botiquín en casa es esencial, ya que en cualquier instante pueden acontecer todo género de incidentes caseros. Para no tener que salir corriendo al médico o la farmacia, ni emplear productos que pueden resultar perjudiciales, lo mejor es estar siempre y en todo momento preparada. Así que busca una caja bonita que te sirva de botiquín y prepara ciertos productos esenciales.

Por ejemplo, imprescindible es tener gasas, algún producto antiséptico como yodo, apósitos de múltiples tamaños, suero fisiológico, agua oxigenada y alcohol. Con esos productos vas a poder sanar una herida leve en casa sin inconvenientes. Y recuerda, si la herida es compleja, asiste al médico a fin de que te curen con corrección.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *