Sillas ergonómicas para cuidar tu espalda

Una una gran parte de los trabajos se efectúan sentados. En ocasiones, nos pasamos más de 8 horas sentados. Si ya en nuestra oficina o bien centro de trabajo empleamos esas horas sentados, es posible que entonces en nuestra casa asimismo prosigamos en esa situación varias horas más. Además de esto, en la actualidad con el trabajo a distancia, esas horas de estar sentados se puede acrecentar.

Está claro que tantas horas en una situación no conveniente, por una mala postura al sentarse pueden generar lesiones en la espalda, el cuello y hasta cefaleas.

No es saludable tanto tiempo sentado en una mala situación y hay que intentar evitarlo para tener una mejor calidad de vida y, asimismo, para poder rendir mejor en nuestro trabajo.

Por ello, debemos contar con de una silla ergonómica que pueda asistirnos a sostener una mejor situación al estar sentados y, en consecuencia, nos resulte más cómodo trabajar y asimismo hacerlo de una forma más segura para nuestra salud.

Para esta función tan esencial para nuestro bienestar están las sillas ergonómicas. Una silla ergonómica es un género de silla que se regula para amoldarse a las peculiaridades de cada persona que la utilice. Lo que hacen las sillas ergonómicas es repartir las presiones de nuestro cuerpo de una forma equilibrada. O sea, la regulación de la silla ergonómica es esencial para adquirir una postura cómoda y saludable.

Una silla ergonómica se regula en dependencia de la estatura y constitución de cada usuario.

  • En altura, en dependencia de la estatura de cada persona, de tal modo que no hay una excesiva inclinación al sentarse.
  • En profundidad, dejando una pequeña separación entre el borde de la silla y la rodilla de tal modo que se reduzca la presión sobre la rodilla y la sangre circule mejor.

Además, la silla ergonómica ha de ser reclinable y permitir un ángulo de balanceo, acompasado con el movimiento del cuerpo, que genere relajación, podéis preguntar más información en Castilla, tienda especializada en mobiliario de oficina.

La silla ergonómica asimismo debe tener un respaldo que se adapte de forma perfecta a la morfología de cada usuario.

Por último, la silla ergonómica ha de estar fabricada de materiales transpirables y antiestáticos capaces de suprimir esas molestas descargas de electricidad estática.

Por todo ello, es esencial para nuestra calidad de vida y nuestro desempeño laboral contar con de una silla ergonómica de calidad. Para esto, hay que asesorarse con buenos profesionales especialistas y meditar que la calidad siempre y en todo momento tiene un coste. 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *