Total Face, lifting estético sin cirugía

El tratamiento Total Face devuelve la juventud y frescura al semblante y trata las arrugas sin pasar por quirófano. Hay un punto de inflexión donde se observa un cambio fundamental y bastante perceptible.

Las diferentes técnicas y productos del tratamiento Total Face se dirigen a un mismo objetivo: remozar el rostro y devolverle la armonía.

La medicina estética logra resultados naturales y muy satisfactorios sin precisar embarcarse en una cirugía, con los peligros que ello acarrea. La queja es que los resultados no son tan durables, mas para solucionar de forma radical a lo largo de un cierto tiempo cuestiones como las arrugas, la pérdida de volumen o la flaccidez, es un recurso útil. Y, cada vez, más empleado, ¡y no solo por personas que han llegado a determinada edad!

El tratamiento Total Face no solo quita arrugas: asimismo corrige volúmenes faciales disarmónicos por causas genéticas. “Se aconseja a todo género de pacientes y edades, ya que se aplica tanto para el rejuvenecimiento facial sin cirugía para la armonización facial”, explica Lola Sopeña, directiva de la clínica que lleva su nombre.

total-face-2

Ejemplo de armonización facial con Total Face

En cuanto a los productos en sí, un Total Face puede llevar tranquilamente 1 vial de toxina botulínica (se emplea en frente, ceño y patas de gallo para bloquear la actividad de los músculos y mitigar sensiblemente las arrugas), tres viales de Radiesse (hidroxiapatita cálcica), ideal para rellenar las mejillas u otras zonas hundidas o redibujar la nariz y cuatro viales de ácido hialurónico que se destinan a rellenar áreas como los pómulos, el atravieso nasogeniano, las ojeras

La hidroxiapatita cálcica actúa como un promotor de colágeno, por lo que mejora mucho la calidad de la piel, como hace el ácido hialurónico captando agua y ‘engrosando’ la piel.

Puesto que se trata de un tratamiento adaptado, resulta indispensable ponerse a cargo de un buen profesional que sepa comprender las proporciones del semblante y aplicar la dosis precisa en la zona justa. La estructura facial es una arquitectura compleja compuesta por huesos, músculos y grasa, y cada cara es única.

Las substancias que se infiltran no producen rechazo, pues no es poquísimo frecuente encontrarse con efectos secundarios no deseados. Lo común es tener algo de inflamación a lo largo de veinticuatro-cuarenta y ocho horas; el resultado terminante se aprecia en torno a las tres semanas siguientes al tratamiento.

La duración de un Total Face puede ser de unos doce meses, salvo la toxina, “que dura de cuatro a seis meses”, matiza Lola Sopeña.

¿Para exender el resultado? Resulta indispensable sostener un estilo de vida sana. “El alcohol y el tabaco son grandes oponentes de los tratamientos de rejuvenecimiento sin cirugía”, advierte la directiva de Clínicas Lola Sopeña. “También hay que eludir el exceso de sol y sostener una alimentación saludable y equilibrada así como una adecuada ingesta de agua”.

Precio: en torno a dos mil quinientos euros.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *